Noticias más Antiguas

Idiomas / Languages

Nota de prensa de la toma de Posesión Canónica S.E.R. Monseñor Víctor Emilio Masalles Pere como Obíspo de Baní

  • PDF

c_200_147_16777215_0___images_stories_masallles.jpgToma de Posesión Canónica de Monseñor Víctor Masalles

En la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, la Iglesia de Baní recibe un nuevo pastor.

La diócesis de Baní recibió a su tercer obispo, Su Excelencia Monseñor Víctor Emilio Masalles Pere, durante el acto de toma de posesión canónica realizado en la Plaza de la Cultura Joaquín S. Incháustegui.

 

Destacadas personalidades y autoridades de la vida nacional y regional participaron en la solemne Eucaristía con la cual se inauguró el ministerio de Monseñor Masalles. La misa inició a las 9:30 de la mañana, con una procesión encabezada por S.E. Monseñor Jude Thaddeus Okolo, Nuncio Apostólico de Su Santidad, acompañado por los Obispos de la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), sacerdotes y diáconos.

 

A seguidas, se llevó a cabo el acto canónico de instalación del nuevo Obispo en su Diócesis, encabezado por el Nuncio, donde el canciller Revdo. P. José Joaquín Dominguez dió lectura a la Bula del Papa Francisco que contiene la designación. Luego Monseñor Masalles continuó presidiendo la Eucaristía de inicio de ministerio.

 

Durante la homilía el nuevo obispo hizo referencia a las distintas etapas de su vida y ministerio sacerdotal, afirmando “No he dejado nunca de ver a Dios actuando en mi vida. Buscando hacer su voluntad, descubrimos la ternura de su amor que nos acompaña siempre”

 

“No vengo a esta hermosa tierra creyendo saberlo todo, vengo a aprender a darme como pastor, vengo a ser amigo y hermano de todos, a buscar los proyectos que le den a nuestra gente el desarrollo humano y espiritual que tanto necesita. Pero nada de esto se logra sin la sabiduría que viene de lo alto”, manifestó Monseñor Masalles.

 

Así mismo destacó que lo más importante de la vida cristiana consiste en permanecer en el amor de Dios. “Es la única manera de producir frutos en la viña del Señor. Espero poder hacerme amigo de todos en la diócesis de Baní, para poder dar la vida por mis amigos, y tomar como ejemplo a hombres que han demostrado esto en sus vidas, como lo hizo en esta tierra el Padre Luis Quinn. Me sentiré pagado si le llego a los tobillos.”

En ese mismo orden, Monseñor Masalles expresó que viene a Baní para ser pastor cercano, enseñar y santificar.  “Vengo a la diócesis de Baní para ser un pastor cercano, con olor a oveja y a mango banilejo. Espero que Dios me ayude a conocer los sueños de esta tierra y que pueda atreverme a soñarlos junto a su gente”. También dijo  que toma muy en serio la llamada del Señor “en una tierra llena de retos y desafíos; llena de dolores y alegrías; llena de esperanza.” Y que por lo tanto buscará con esmero “inspirar, alimentar y fortalecer la fe, pero también ser enseñado por la bondad y la vida de los hermanos que viven en los pueblos de Baní, San Cristóbal y Ocoa.

 

Como prioridades pastorales para la diócesis definió la puesta en marcha del Seminario Menor y la renovación del amor fraterno entre sacerdotes; el amor entre sacerdotes y laicos; y el amor entre los laicos. Además afirmó “En este año llevo en el corazón llegar a declarar a Baní una ‘Ciudad Provida’, y proclamar a Nuestra Señora de Regla como madre de los no nacidos. Quiero que la Diócesis pueda llegar a desarrollar acciones muy concretas para acompañar a las madres embarazadas”.

 

El nuevo obispo de Baní compartió su gran preocupación por “una sociedad que está plagada de problemas: la delincuencia, el narcotráfico y la corrupción tocan a la puerta de nuestra diócesis, y es preciso tener propuestas pastorales bien concretas que puedan ayudar a nuestra gente a que no sufra las consecuencias de estos terribles flagelos”.

 

Destacó que son importantes también las preocupaciones a largo plazo pues “el inmediatismo que llevamos en nuestras venas no nos deja siempre llegar a nuestras metas más elevadas, y, sobre todo, la de dejar un buen legado a nuestras generaciones futuras.” En este sentido llamó a la sociedad a poner la mirada en el mal estado de las cuencas hidrográficas: “Nuestros ríos se están secando, y si no nos ocupamos de esto tendremos problemas con el suministro de agua en Santo Domingo, San Cristóbal y Baní. El río Nizao es el mejor aprovechado del país, con sus presas de Rancho Arriba, Jiguey, Aguacate, Valdesia y Las Barias. Pero estas presas están llenas de sedimentos que obstruyen el almacenamiento del agua y materiales que contaminan el suministro”. Masalles llamó a reflexión preguntándose: “¿Qué será de nosotros si no cuidamos nuestra casa común? ¿Qué haremos el día de mañana si no nos ocupamos hoy de todas estas cosas?”.

 

Al finalizar su predicación se encomendó a Nuestra Señor de Regla: “le pido que proteja mi camino de fe, que ella, con su generoso “sí” al Señor, me ayude a ser fiel en mi camino y misión, que pueda ver las maravillas de Dios en mi esposa, la Iglesia de Baní, para que se puedan cosechar los frutos de una fecunda fidelidad a Jesucristo, mi Señor y Salvador, a quien tengo el honor de amar, seguir y servir”.